«

»

Gay Cruising Bars – Madrid

La buena reputación que tiene Madrid en cuanto a fiesta se refiere, no se limita solamente a sus discotecas. También de una escena cultural muy activa (teatro, música, cine…) la ciudad tiene también un extenso número de bares de copas, auténtica alma de la vida nocturna madrileña. En Chueca, el barrio gay por excelencia, decenas de estos bares están orientados al público gay, y muchos de ellos han decidido ofrecer a sus estimados clientes algo más que una copa: una zona de cruising. Los clubes y bares de cruising gay de Madrid se han convertido en lugar de reunión para fetichistas, amantes del BDSM, fans del morbo… y también para curiosos. Es tal la relevancia de los clubes y bares de cruising gay en Madrid, que la capital española organiza cada año el Sleazy Festival, un evento fiestas, djs, performances y mucho morbo que se ha convertido en toda una referencia europea. A continuación os presentamos algunos de los principales bares de cruising gay de Madrid.

 

Strong Center


Se encuentra a sólo 5 minutos de Chueca, lleva abierto más de diez años (con éxito de público) y abre todas las noches del año. Esta es la carta de presentación de Strong, el club de cruising gay de Madrid más popular, especialmente concurrido durante los fines de semana. El lugar perfecto en el que disfrutar de una copa, música y mucho morbo en su enorme cuarto oscuro.

 

Attack


Attack bar, hasta hace poco conocido como Blue bar,  dispone zona de bar, chill out, cuarto oscuro y mazmorras para disfruto de madrileños y visitantes. Además, cuenta con conexión wifi, ordenadores de uso gratuito, promociones como la segunda copa por cuenta de la casa y guardarropa incluido con la entrada. Attack es sin duda uno de los bares de cruising gay en Madrid más completos y cuenta con un público fiel de todo tipo de edades. Es el lugar ideal en el que conocer gente e intimar con ellos hasta dónde tú prefieras…

 

Boyberry 


Los chicos de BoyBerry, que también disponen de locales en Barcelona, regentan un bar animado desde la tarde y hasta bien entrada la noche,  y una zona de cruising igualmente animada (sino más). Se trata de un pequeño bar, con camareros guapos y copas a precios razonables, donde se reúne una clientela variada, de diferentes edades, para disfrutar no sólo de una cerveza sino también de su cuarto oscuro. Todo ello amenizado con películas porno. Durante la noche, además, está abierta una zona de cruising en la planta baja.

 

The Cage


En pleno chueca se encuentra este pequeño bar de cruising gay de Madrid, donde la ropa es… ¡opcional! The Cage es un lugar de reunión predilecto entre todo tipo de fetichistas, sea de uniformes, BDSM, leather… En la entrada del local hay un servicio de guardarropa (incluido en la entrada) en el que puedes dejar lo que desees, a menudo toda la ropa. De hecho, la temperatura del local suele estar bastante elevada, por lo que es habitual volver al guardarropa a deshacerse de más prendas antes de descender a la zona de mazmorras. Está especialmente concurrido los domingos por la tarde.

 

Organic


Uno de los bares de cruising gay de Madrid más pequeños y acogedores. Abierto desde la tarde muy temprano, Organic Club dispone de la consabida zona de bar y de una zona de juegos con columpios, amarres para cuerdas, swing… todo lo que cualquier amante del BDSM pueda necesitar. Se encuentra en pleno Chueca y aunque está abierto a todas las tendencias (leather, rubbers, nudistas…), los días en que se celebran fiestas temáticas se requiere dress code.

 

Leather Club


Las calles de Chueca acogen otro pequeño bar de cruising gay en Madrid. El Leather Club cuenta, además de con servicio de bar, con enormes zonas de cruising repartidas en sus tres plantas. Está especialmente concurrido por el público maduro. A pesar de tener dress code, no son muy estrictos a la hora de aplicarlo, así que si no te gusta vestir según que ropa pero tienes un punto voyeur y te encanta mirar, Leather Club es tu lugar.