«

»

Hoteles Gay en Berlín

gay-hotels-in-berlin

Si bien Berlín en general es una capital tolerante y abierta con la comunidad LGBT, existen dos barrios que concentran la vida gay de la ciudad: Schöneberg y Kreuzberg. Ambos se reparten bares de ambiente, discotecas gay, locales en los que disfrutar del petardeo y cafés alternativos para lo más hipster de cada casa. Sin embargo, cuando se trata de buscar un hotel gay en Berlín es el barrio de Schöneberg el que lleva la delantera. Quizá se deba a que el boom del Kreuzberg como epicentro de la vida gay berlinesa es más reciente. Sea como fuere, a continuación podéis encontrar una selección de hoteles gay de Berlín y de alojamientos gay friendly:

gay-hotels-in-berlin-2Después de su positiva experiencia en Barcelona, la cadena Axel decidió abrir un hotel gay en Berlín. Se trata de un imponente edificio estratégicamente situado entre Schönenberg, el principal barrio gay de la ciudad, y el Tiergarten, parque de visita obligada. Además de los bares y restaurantes de ambiente cerca de este hotel gay de Berlín, está a tiro de piedra de una de las principales zonas de compras de la ciudad. Si el aspecto exterior llama la atención, el interior no se queda atrás y rezuma diseño. Otro de los puntos fuertes del Axel Berlín son sus servicios: cuenta con sauna, gimnasio, solárium y jacuzzi al aire libre.

gay-hotels-in-berlin-3No muy lejos, encontramos el ArtHotel Connection, un concepto de hotel gay en Berlín completamente diferente al Axel. Nada más cruzar su portal, resulta inevitable alzar la vista para deleitarse con una bóveda decorada con pinturas que se extienden a lo largo de toda la escalera del edificio. Aunque viendo su ascensor modernista, cuesta decidirse por un modo de subir a las planta superiores. Las estancias del Arthotel Connection corroboran que el estilo forma parte de este hotel y que sus responsables rehuyen por completo de la estética Ikea. La localización es perfecta, pues se encuentra en el denominado ‘triángulo rosa’, la zona de Schöneberg, delimitada por tres estaciones de metro, en la que se concentra gran cantidad de bares y restaurantes gay. ¡Además, el edificio en que se alberga, es un complejo en el que también hay un desde sex shop bar de cruising!

También en pleno Schöneberg se halla uno de los hoteles gay de Berlín con más solera: Tom’s Hotel. De hecho, además de hotel cuenta con aparthotel. Se trata de una alternativa para presupuestos más ajustados. La ubicación es perfecta, ideal para disfrutar de la noche gay berlinesa pero también para visitar el Berlín cultural durante el día. En Tom’s no encontrarás ni un alarde de diseño ni una exhibición de lujo, sino simplemente un lugar correcto en el que pernoctar a un precio razonable.

gay-hotels-in-berlin-4

Berlín es, entre otras cosas, un destino muy popular entre los jóvenes europeos para disfrutar de escapadas de fin de semana, además de una parada obligatoria para cualquier mochilero que se encuentre de ruta por el continente europeo. A menudo, se trata de un público que, en lugar de gastarse el dinero en una habitación de lujo en alguno de los hoteles gay de Berlín, prefiere emplear su dinero en otras actividades o en alargar su estancia en la capital alemana. The Gay Hostel, también en Schöneberg, es la opción ideal para aquellos que quieran disfrutar del Berlín más rosa, pero sin dejarse una fortuna en ello. Este acogedor hostal cuenta con 5 habitaciones compartidas, un baño también a compartir y un salón que se convierte en el lugar perfecto en el que conocer a otros viajeros con los que salir a descubrir Berlín y tomarse una copa.

gay-hotels-in-berlin-5

Entre los hoteles de diseño y los hostales para estudiantes y mochileros, encontramos el Hotel Zuhause, aunque más que de un hotel gay en Berlín se trata de un Bed and Breakfast (hostal). Se encuentra en la zona de Schöneberg, perfecta para los amantes de la fiesta, a escasos metros de locales de cruising como New Action o Bull, y de los bares y restaurantes de la zona. Después de una noche movida, y de un after party con más acción si cabe, estar a pocos pasos de tu habitación y disponer de una cama grande no tiene precio.